La otra guerra que no le pasa a Occidente: Rusia importa tanto material militar como antes de la invasión de Ucrania | Internacional

Mientras el presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, aparece en su nueva gira europea, se encuentra en los países bálticos, pidiendo más ayuda para derrotar a Rusia en el frente; mientras la Alianza Atlántica, reunida este miércoles en Bruselas, se compromete a gastar “millas de millones” de euros ayudando militarmente a Kiev, sobre todo, en su defensa aérea; Mientras todo esto transcurría en 48 horas, Moscú gastó una suma de 56 millones de euros para la compra de material de guerra. Y todo el peso de las restricciones comerciales aprobadas en Occidente pasó de la invasión a gran escala que comenzó el 24 de febrero de 2022. Según un comunicado publicado, estos jóvenes fueron publicados por el centro de la Escuela de Economía de Kiev (KSE) y la Yermak-McFaul, el líder del gabinete presidencial Andrii Yermak y el ex representante estatal Michael McFaul, las importaciones rusas de bienes de guerra se han recuperado en gran medida de su fuerte caída gracias a la imposición de controles a las exportaciones.

El estudio, desarrollado a través del seguimiento de bases de datos comerciales y bajo el título Problemas para aplicar controles a las exportaciones. Como Rusia sigue importando componentes para su producción militar., cifra en 932 millones de dólares (851 millones de euros) el consumo mensual ruso en importaciones de bienes destinados al campo de batalla (equipos de comunicaciones, componentes electrónicos o semiconductores de uso exclusivamente militar, entre otros) de color negro en octubre de 2023, el periodo analizado. Esta suma es sólo un 10% menor de lo que Moscú dedicaba antes de las sanciones comerciales.

Además, el 48,5% de estos niños suelen proceder de algunos países de la coalición que siguen precisamente las restricciones impuestas. Esto no significa que el vendedor, radicado en Estados Unidos, Australia, Japón, Reino Unido o cualquier estado miembro de la Unión Europea, negocie con empresas rusas, hasta perder el alcance de sus ventas en un complejo entramado hasta el final. a terceros países, es decir, a socios directos de Moscú como, por ejemplo, China ―gobierna todas las partes del mapa de importaciones de estos bienes a Rusia, como país productor (47%), de origen (66%) , simplemente vendedor (40%) o país de entrega del producto (56%)―, pero también en Turquía y Emiratos Árabes Unidos, informó el informante.

El informe señala, sin embargo, que la compra de otros productos fundamentales para la mecánica de guerra, aunque sean de doble uso, civil o militar, representa aproximadamente el 28% de los 2.933 millones de euros mensuales consumidos en Rusia antes de febrero de 2022. Los 2.092 millones de media en los primeros 10 meses del año pasado. Dijo esto, después de informar a la investigadora principal del KSE, Olena Bilousova, que los controles de exportación pueden funcionar y funcionan después de la invasión. “Para Rusia es obligatorio”, continúa Bilousova, desde la sede del centro en la capital de Ucrania, “buscar nuevas rutas comerciales y ganar tanto dinero como sea posible”. Pero no es suficiente. «Si tomamos nuevas medidas, eso tiende a tener más efecto», continúa, «pero si paramos, lo perderemos ahora». Entre las recomendaciones del estudio está el compromiso coordinado de los países de apoyo, incluidas instituciones, entidades financieras, empresas y también la sociedad civil. “Esto se encuentra”, señala este analista, “a poca distancia del control internacional del blanqueo de capitales”.

La información no sólo es relevante por lo que dice, sino también por el momento. Una vez que comenzó la invasión a gran escala, una coalición de países, entre ellos EE UU, el Reino Unido, miembros de la UE, Japón, Australia, Canadá y Corea del Sur extendieron un control de entrada a las exportaciones sin precedentes a Rusia: ampliaron el alcance. de las medidas adoptadas entre la anexión ilegal de Crimea y la invasión de la región de Donbas en 2014―. Por eso Rusia cuenta con acciones y su industria está arruinada en la guerra «la compra de bienes para el campo de batalla desaparecerá a finales de 2021, mientras se prepara la invasión». El efecto de cualquier sanción seguramente generará esperanza. «Pero cualquier tipo de retirada [en los efectos de las sanciones] ya está”, aconsejó Bilousova. O funciona o no.

Cambio en las rutas comerciales

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Lo cierto, según la investigación de la KSE y del grupo Yermak-MacFaul, es que, gracias a las restricciones a la exportación, Rusia ha sufrido el descontento de algunos productos valiosos fabricados por empresas occidentales, en particular en el sector electrónico. Los caminos comerciales de este material también se han transformado. Bilousova informó cómo, por ejemplo, el análisis de las bases de datos comerciales permitió identificar cambios en el grupo de proveedores chinos a Rusia, mientras algunas empresas del gigante asiático han obstruido la lista negra del Departamento de Comercio norteamericano; o cómo un país aliado de Rusia como Kazajistán pasó de cero importaciones de semiconductores a multiplicar sus compras desde febrero de 2022.

Considerando que los efectos son moderados, la vigilancia de Occidente continúa. Véase el ejemplo de la inclusión el 6 de diciembre de 42 nuevas empresas en la lista negra estatal para demostrar al ejército ruso, incluido el material para la producción de drones que llega a Irán en las nuevas instalaciones de Tatarstán; sólo en diciembre, Rusia lanzó más 600 artefactos no disparados como proyectiles con carga explosiva contra territorio ucraniano―. Entre las entidades denunciadas, por ejemplo, se denunciaron cuatro con sede en Chipre, tres en Bélgica, una en Alemania y otra en los Países Bajos. Debido a este problema, el empresario belga Hans Maria De Geetere, de 61 años, fue detenido en una operación entre las autoridades belgas y el FBI.

el le informa Problemas para aplicar controles de exportación Destaca precisamente la posibilidad que tiene la legislación estatal de perseguir productos que, si no responden a un fabricante arraigado en EE UU, contengan en su conjunto algunos componentes, aunque sean mínimos, de origen norteamericano. Pero una cosa es la teoría y otra la práctica. La Agencia Nacional de Ucrania para la Prevención de la Corrupción pudo identificar 2.800 piezas de armas utilizadas por Rusia en su ofensiva: misiles, drones y vehículos militares. De ellos, el 95% proviene de productores de los países de la coalición; El 72% de estos, con origen en EE UU.

Una de esas empresas es Texas Instruments. Un insider del cráneo ejecutivo al que EL PAÍS tuvo acceso identifica productos de Texas Instruments en los componentes de los drones Shahed utilizados por Rusia. En abril del año pasado y ante las informaciones sobre la recogida de microchips de esta empresa en el mercado ruso, el consejo tecnológico votó en contra del refuerzo interno del control del uso indebido de sus productos.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_